¿Es posible jubilarse y trabajar a la vez?

¿Es posible jubilarse y trabajar a la vez?

¿Puedo trabajar y seguir cobrando la pensión?

 

Jubilarse y trabajar a la vez: ¿es posible? Parecen dos situaciones totalmente opuestas, pero lo cierto es que no tienen por qué ser incompatibles, o al menos no siempre.

De hecho, esta es una duda que surge con mucha frecuencia, y los posibles motivos son comprensibles. Si la prestación pública es insuficiente, como sucede en muchos casos, puede ser necesario seguir trabajando para complementarla con ingresos de origen privado.

Además, y por plantear otro escenario habitual, cada vez vivimos más años en buen estado de salud, por lo que muchas personas se plantean desempeñar algún tipo de actividad profesional pasada la edad de jubilación simplemente por afición o por dar respuesta a una vocación.

Lo cierto es que la jubilación total es incompatible con el mantenimiento de una actividad profesional, ya sea por cuenta ajena o como autónomo, pero debemos saber que existen algunas excepciones que nos permitirán compaginar, en cierta medida, trabajo y jubilación.

 

Jubilación parcial: así podrás seguir trabajando y cobrar la pensión

 

La jubilación parcial es la forma de jubilarse y trabajar al mismo tiempo: una situación en la que la persona accede a la condición de pensionista y puede compatibilizarla con un trabajo a tiempo parcial. La jornada de trabajo se reduce y, por lo tanto, el sueldo disminuye entre un 25 y un 50%.

Los trabajos a tiempo parcial deben realizarse siguiendo los términos regulados para las jubilaciones flexibles. Debemos tener presente que, cuanto mayor sea la jornada de trabajo, mayor será también el descuento en la pensión que se percibe.

Otra opción es trabajar por cuenta propia estando jubilado, es decir, convertirse en trabajador autónomo. En este caso, el requisito es que los ingresos totales provenientes de la actividad profesional no superen, de forma anual, el salario mínimo interprofesional (SMI).

La última posibilidad es una que se reguló recientemente: la figura del pensionista activo. En este caso, podremos realizar un trabajo a jornada parcial o completa, cobrando hasta el 50% de la pensión (o el 100% si tenemos algún trabajador a nuestro cargo) y, una vez retirados de forma definitiva, de nuevo la pensión completa.

Un caso aparte es de los empresarios. Un empresario puede mantener la titularidad de su negocio estando jubilado sin ningún problema, siempre y cuando realice ningún trabajo.

Como podemos imaginar, en todos estos casos el pensionista deberá comunicar a la Seguridad Social su decisión de mantener su actividad laboral o iniciar una nueva.

 

Por lo tanto, y como vemos, jubilarse y trabajar a la vez es, en efecto, posible. Solo deberemos tener en cuenta los requisitos y las condiciones de la modalidad que escojamos. Una vez comunicada nuestra voluntad de seguir trabajando, podremos disfrutar de un complemento de origen privado para nuestros ingresos públicos, o realizar esa actividad laboral para la que en años anteriores no tuvimos tiempo. Sean cuales sean los motivos, sin duda puede ser una opción interesante para muchos jubilados.

Si quieres saber más sobre esta o cualquier otra cuestión laboral, fiscal, contable o financiera, te invitamos a contactar con Serval Nervión: tu asesoría en Bilbao. Un equipo de profesionales preparados para guiar a empresas, autónomos y particulares en todo lo que necesiten.

Contacta ahora con Serval Nervión en el 94 694 13 23 o escríbenos a serval@servalnervion.com y te explicaremos cómo podemos ayudarte en todo lo que necesites.