Falso autónomo: ¿qué es y cómo saber si tú lo eres?

Falso autónomo: ¿qué es y cómo saber si tú lo eres?

El falso autónomo, definición y consecuencias

 

La palabras falso autónomo se escuchan con cierta frecuencia, sobre todo desde comenzó la crisis económica, hace años, y las condiciones de trabajo de muchos empleados comenzaron a deteriorarse. Se escuchan con cierta frecuencia, decimos, y sin embargo muchas personas realmente aún no tienen del todo claro qué es un falso autónomo. Veámoslo.

La figura del falso autónomo es la de un trabajador que legalmente opera por cuenta propia y se limita a prestar un servicio, pero que en realidad está atado a una empresa, con una relación similar a la de los trabajadores por cuenta ajena ordinarios. Es, por tanto, un fraude de ley: la existencia de una relación laboral entre empresa y trabajador autónomo se encubre para ahorrarle costes a la primera.

El falso autónomo supone un ahorro de costes para las empresas, ya que al evitar el convenio colectivo los costes salariales son menores. Además, es el propio supuesto autónomo el que corre con el gasto de su propia seguridad social. Y ni que decir tiene que, al no existir una relación laboral oficial, la empresa puede prescindir del trabajador en cualquier momento, sin indemnizaciones ni otros gastos adicionales.

No obstante, contar con falsos autónomos expone a las empresas a considerables riesgos. En caso de que un juzgado determine que existe una auténtica relación laboral entre empresa y trabajador, la primera podría sufrir consecuencias como liquidar todas las cuotas de la Seguridad Social que le correspondan, el recargo de prestaciones o asunción de alguna responsabilidad civil (si se ha producido un accidente de trabajo), la liquidación de las diferencias salariales y el pago de las sanciones administrativas que correspondan.

Es decir: aunque para muchas empresas, durante la crisis, ha sido tentador recurrir a la treta del falso autónomo, en muchos casos esta elección se ha debido a la ignorancia de las graves consecuencias que se deben afrontar en caso de que la relación laboral salga a la luz. Contratar falsos autónomos puede parecer un atajo atractivo, pero no cabe duda de que los problemas superan a los beneficios, tanto para la empresa como para el trabajador.

Si sospechas que estás en la posición de un falso autónomo, o si como empresa has recurrido a esta figura y no sabes cómo regularizar tu situación o te enfrentas a algún problema, tu mejor opción es, sin duda, recurrir a una asesoría laboral experta.

En Serval Nervión estamos para ayudarte con todos tus problemas como trabajador o empresa a nivel laboral, fiscal, financiero y mucho más. No lo dejes en manos del azar, ni esperes a mañana: un asesoramiento profesional es la clave del éxito.

Contacta ahora con Serval Nervión en el 94 694 13 23 o escríbenos a serval@servalnervion.com. ¡Te esperamos!