Qué documentos presentar en una inspección

Qué documentos presentar en una inspección

Qué documentos debes presentar en una inspección

 

Qué documentos presentar en una inspección es la pregunta que frecuentemente se hacen muchos gerentes y dueños de Pymes, además de por supuesto los autónomos. Nunca parece estar claro.

Es innegable que las inspecciones pueden suponer importantes quebraderos de cabeza para cualquier empresa, pero en realidad los documentos  que deberán aportárse al personal inspector están perfectamente definidos, concretamente en el apartado 3 del artículo 171 del RD 1065/2007. Son los siguientes:

  1. Declaraciones, autoliquidaciones, comunicaciones de datos o solicitudes. Todo lo que se haya presentado por los obligados en relación a cualquier posible impuesto.
  2. Libros de registro que establezcan las normas tributarias.
  3. Facturas, justificantes y equivalentes. Por supuesto, todas las facturas que los obligados tributarios hayan emitido o estén obligados a conservar, por ley.
  4. Contabilidad del negocio. Registros y soportes contables, además de todas las hojas previas o accesorias que justifiquen las anotaciones contables que hayamos registrado.
  5. Otros documentos, informes o antecedentes. En general, cualquier otro informe de trascendencia tributaria que sea solicitado por el personal inspector.

Si alguna vez has dudado sobre qué documentos presentar en una inspección, estos son los que serán solicitados, de forma más habitual. Es posible que no dispongas de todos ellos, por supuesto, y por esa razón la Administración Tributaria suele conceder un plazo de diez días hábiles para conseguirlos, que empezarán a contar desde el día posterior al de la solicitud.

Es un plazo que debería resultar suficiente, pero, como ves, no es demasiado extenso. Así que no es buena idea dejar correr el tiempo. Además, hay otro plazo que se debe tener en cuenta: para contestar a los requerimientos reiterados de la Administración Tributaria, el plazo será, con carácter general, de solo cinco días hábiles.

En muchas ocasiones los documentos también podrán aportarse por medios electrónicos, aunque el obligado tributario podrá, si lo desea, optar por los medios tradicionales.

Ante el dilema de qué documentos presentar en una inspección, cabe tener en cuenta, por encima de todo, que la mejor medida siempre es la prevención. Unos registros contables actualizados y justificados, acompañados de una documentación ordenada, nos ahorrarán un gran número de quebraderos de cabeza.

No obstante, en Serval Nervión sabemos que para los emprendedores y los dueños de pequeñas y medianas empresas puede resultar muy complicado llevar la documentación al día y compaginar esta tarea con el trabajo y la dedicación constante que exige cualquier negocio.

Por ello, nuestro equipo de asesores expertos está aquí para ayudarte con todas tus necesidades y dudas a nivel laboral, fiscal, contable, financiero y mucho más. No lo dudes: la clave del éxito es contar con un asesoramiento experto para que nunca te quedes bloqueado.

¿Quieres saber más acerca de cómo trabajamos con empresas como la tuya? Contacta ahora con Serval Nervión en el 94 694 13 23 o escríbenos a serval@servalnervion.com, sin ningún compromiso. ¿Hablamos?