Despido improcedente: ¿qué es y qué opciones hay?

Despido improcedente: ¿qué es y qué opciones hay?

¿Qué es el despido improcedente y cuáles son sus consecuencias?

 

Todos hemos oído hablar del despido improcedente, pero muchas personas siguen sin tener del todo claro qué es exactamente. Sucede que los despidos improcedentes son cada vez más frecuentes en muchas empresas, por lo que es recomendable conocer bien este concepto: solo entendiéndolo y sabiendo con claridad qué despidos se consideran improcedentes, podremos decidir qué hacer en caso de que nos veamos en esa situación.

Como es evidente, toda empresa debe cumplir una serie de normas. El despido improcedente se produce cuando una empresa rescinde el contrato de un empleado, antes de que venza, sin que existan causa o motivo justificados.

Para hacer efectivo el despido, la empresa debería entregar al trabajador un documento en el que se expongan las razones que han llevado a tomar esa decisión. Este documento se llama comunicación de despedido: el trabajador despedido deberá leerlo y, en caso de no estar de acuerdo, escribir junto a la firma las palabras “No conforme”.

Para confirmar que un despido es improcedente, debe confirmarse como tal en una sede judicial. Para ello, el trabajador despedido deberá acudir a los juzgados en un plazo de 20 días hábiles desde la fecha de efecto de su despido.

Si el despido se declarada improcedente, la empresa tiene un plazo de 5 días hábiles para decidir si readmite al trabajador o si, por el contrario, le indemniza. De no haber respuesta, se entiende que se opta por la readmisión.

En caso de que el empleado no sea readmitido, tendrá derecho a una indemnización equivalente a 33 días de salario por año trabajado, con un límite de 24 mensualidades. Si el trabajador ha estado en servicio antes del 12 de febrero de 2012, la indemnización se calculará en dos tramos:

  • La indemnización por el tiempo trabajado a partir de esa fecha se calculará tal y como hemos explicado.
  • La indemnización por el tiempo trabajado antes de esa fecha será de 45 días de salario por año trabajado, con un límite de 42 mensualidades.

 

¿Qué despidos se consideran improcedentes?

 

  • Todos aquellos en los que se incumplan los artículos 51 y 55 del Estatuto de los Trabajadores: la entrega de la carta de despido en mano al trabajador en la que deben figurar los motivos del despido y la fecha en la que se hará efectivo.
  • Despidos en los que la empresa no tenga pruebas para sustentar los argumentos expuestos en la carta de despido. El despido no debe encajar en los supuestos que el Estatuto de los Trabajadores regula como despido objetivo y despido disciplinario.
  • Despidos por razones de raza, edad, sexo u orientación sexual. Es decir, cualquier despido en el que se vulneren los derechos fundamentales del trabajador.
  • Despidos por maternidad o por conciliación de la vida familiar y laboral.

 

Como ya decíamos, una vez entendemos con claridad qué es el despido improcedente y cuáles son sus causas y consecuencias, estaremos mejor preparados para actuar en caso de que algún día nos veamos en esa situación.

Si quieres saber más acerca de este y otros conceptos laborales que afectan a empresas  y trabajadores, no dudes en ponerte en contacto con Serval Nervión. Somos una asesoría laboral, fiscal, contable y financiera en Bilbao formada por un equipo de profesionales con muchos años de experiencia. Y estamos a tu servicio.

Contacta ahora con nosotros en el 94 694 13 23 o escríbenos a serval@servalnervion.com y te asesoraremos sin ningún compromiso.