¿Cómo pasar de autónomo a sociedad limitada?

¿Cómo pasar de autónomo a sociedad limitada?

¿Cómo puede un autónomo convertirse en Sociedad Limitada?

 

Tras un tiempo ejerciendo su actividad laboral, muchos profesionales se preguntan cómo pasar de autónomo a sociedad limitada. Existen diferencias significativas entre los profesionales autónomos y las S.L., sobre todo en lo relacionado con la financiación, las deudas y la carga tributaria, por lo que es una pregunta con mucho sentido.

El consejo habitual es que un autónomo debería plantearse pasar a operar como sociedad limitada o S.L. a partir de los 40.000€ de facturación. Llegados a ese punto, con clientes más importantes y mayores necesidades de financiación, ser una S.L. resulta más beneficioso.

Además, la carga impositiva de las sociedades limitadas es menor, y en caso de que existan deudas, la responsabilidad será, como su propio nombre indica, limitada. En cambio, un autónomo deberá responder con su patrimonio personal, e incluso con el de su cónyuge, si lo tiene.

Así pues, ¿cómo pasar de autónomo a sociedad limitada? Hay que cumplir con una serie de trámites, siendo la primera gestión de todas darse de baja en el RETA o Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. A partir de ahí, tendremos que seguir estos paso

  • Darse de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores, y también en el censo de obligaciones tributarias de Hacienda. Esto debe hacerse antes de comenzar a emitir facturas como S.L.
  • Registrarse en el IAE, o Impuesto sobre Actividades Económicas. Las únicas S.L. que no deben hacer esto son las dedicadas a las actividades del sector primario (agricultura, ganadería, pesca y actividades forestales).
  • Darse de alta en la Seguridad Social. Este paso es obligatorio para las personas que vayan a convertirse en administradoras y socias de la nueva S.L. Deberán registrarse como autónomos o como trabajadores del régimen general, en base a las funciones que desempeñen.
  • Crear un libro de actas, un registro de socios, un listado de acciones nominativas y un libro de registro de contratos entre el socio único y la sociedad.

A pesar de lo que pueda parecer, son gestiones sencillas y relativamente rápidas. Se pueden realizar de forma telemática. Pasar de autónomo a sociedad limitada no debería resultar demasiado complicado, pero si quieres agilizar aún más el proceso y olvidarte de cualquier posible dolor de cabeza, te recomendamos que confíes en una asesoría como Serval Nervión.

Somos una asesoría contable, financiera, laboral y fiscal con años de experiencia y estamos seguros de que podemos ayudarte. ¿Hablamos?

Contacta con Serval en el 94 694 13 23 o escríbenos a serval@servalnervion.com.